Histerectomía por laparoscopica

Tipos de histerectomías

  • ABDOMINAL
  • VAGINAL
  • VAGINAL ASISTIDA POR LAPAROSCOPIA
  • LAPAROSCOPICA
  • SUBTOTAL LAPAROSCOPICA.


LA LAPAROSCOPIA ES SOLO UN MODO DIFERENTE DE INGRESAR AL ABDOMEN, NO UN CAMBIO EN LA TÉCNICA OPERATORIA.

¿Qué es?

Se define como la ligadura y sección de los vasos ováricos y uterinos así como elementos de sostén por vía laparoscopica con remoción total del útero.

VENTAJAS

  • Dolor mínimo.
  • Recuperación mas rápida 8 días contra 30.
  • Menor hospitalización de 12 a 24 horas.
  • Menor perdida sanguínea.
  • Incisiones mínimas de menos de 1 cm.
  • Menor cicatriz.


HOY POR HOY ES EL MEJOR MÉTODO DE ABORDAJE QUIRÚRGICO PARA LA REMOCIÓN Y EXTRACCIÓN
DEL ÚTERO .

Tenemos una de las mayores experiencias en esta técnica a nivel país,al ser centro pionero de cirugía laparoscopica
avanzada y laser de CO2.

ESTRATEGIAS

SELECCIÓN DEL PACIENTE

  • Rechazo métodos tradicionales.
  • Evita obesidad


ACCESO VASOS UTERINO

  • Movilidad
  • Visión lateral
IMG-20160129-WA0040 (Copiar)


Procedimiento

El histeroscopio tiene un sistema óptico, por lo general conectado a un aparato de video y luminógenos transmitidas por fibras ópticas. El ginecólogo introduce un lente para ver el interior del útero, y a este lente se le puede conectar una cámara para ver la imagen en un monitor o TV. La cámara a su vez se puede conectar a un VHS, grabador DVD, u otro dispositivo de grabación de vídeo.

La cavidad uterina es distendida con el uso de solución salina, sorbitol o una solución de dextrosa o de dióxido de carbono. Después de la expansión cervical, el histeroscopio es guiado a la cavidad uterina para realizar la inspección. Si se encontrasen anormalidades, se procede con el canal del histeroscopio por donde se pueden introducir instrumentos quirúrgicos especializados para operar en la cavidad uterina.

Típicamente, una intervención por histeroscopia se realiza bajo anestesia general, mientras que la histeroscopia diagnóstica con el uso de instrumentos de menor calibre y no invasivos, se realiza sin anestesia. El procedimiento diagnóstico dura entre 5 a 20 minutos y puede hacerse en un consultorio médico. La histeroscopia quirúrgica es más duradera y debe realizarse en un quirófano.

Indicaciones

La histeroscopia se justifica en un número de condiciones uterinas:

  • Síndrome de Asherman.
  • Pólipos endometriales.
  • Sangrado ginecológico anormal.
  • Tumor fibroide uterino.
  • Malformaciones uterinas.

Otras razones para efectuar una histeroscopia incluyen:

Diagnosticas

  • Investigar infertilidad.
  • Investigar períodos menstruales copiosos o irregulares.
  • Investigar hemorragias posteriores a la menopausia
  • Investigar abortos espontáneos recurrentes.
  • Hallar dispositivos intrauterinos (DIU).


Tratamientos

  • Retirar o cauterizar el recubrimiento del útero en el procedimiento denominado ablación de endometrio.
  • Extraer fibromas o pólipos.
  • Extraer dispositivos intrauterinos (DIU) dificultosos.
  • Eliminar adherencias intrauterinas.


Complicaciones

El problema más frecuente es la perforación uterina cuando el instrumento penetra la pared del útero. Puede causar hemorragia y posibles daños a otros órganos. Los medios usados para la distensión de la cavidad uterina pueden causar émbolos e intoxicaciones.

Las contraindicaciones principales son el embarazo, una infección pélvica reciente, vaginitis, cervicitis, endometritis o una perforación uterina reciente.

HIDROSONOGRAFÍA

Introducción de solución salina en cavidad uterina para lograr su distensión y lograr su visualización por ecografía.


histeroscopia


Manejo endometrosis y patología ovárica con láser de co2

La endometriosis consiste en la aparición y crecimiento de tejido endometrial fuera del útero, sobre todo en la cavidad pélvica como en los ovarios, detrás del útero, en los ligamentos uterinos, en la vejiga urinaria o en el intestino.
Es menos frecuente que la endometriosis aparezca fuera del abdomen como en los pulmones o en otras partes del cuerpo.

La endometriosis es una enfermedad relativamente frecuente, que puede afectar a cualquier mujer en edad fértil, desde la menarquia hasta la menopausia, aunque algunas veces, la endometriosis puede durar hasta después de la menopausia. La endometriosis altera la calidad de vida de las mujeres que la padecen, afectando a sus relaciones de pareja, familiares, laborales y de reproducción.

Cuando el tejido endometriósico crece, aparecen bultos llamados tumores o implantes, que la mayoría de las veces son benignos o no cancerosos y rara vez se relacionan con el cáncer de endometrio. Los implantes de la endometriosis están influidos por el ciclo menstrual, de tal manera que en cada menstruación, la mujer que padece endometriosis, los tumores endometriósicos también sangran, sin posibilidad de que la sangre salga fuera del cuerpo, desarrollándose una inflamación y tejidos cicatriciales o fibrosis, que ocasionen posteriormente obstrucción intestinal, sangrado digestivo y trastornos miccionales.


Síntomas de la endometriosis

  • Dolor: Es el síntoma más frecuente de la endometriosis. Se localiza principalmente en el abdomen, en la región lumbar y en la pelvis, que puede ser de leve a severo. La intensidad del dolor no está relacionado con la cantidad de endometriosis que se padece. Suele aparecer o ser más intenso durante la menstruación y empeorar con el tiempo.
  • Dispareunia: El dolor puede aparecer durante o después de las relaciones sexuales.
  • Síndrome miccional: Aparece por afectación de la vejiga urinaria, y suele ser con dolor al orinar o disuria, polaquiuria, tenesmo vesical e incluso hematuria.
  • Hipermenorrea: Consiste en sangrados menstruales muy abundantes tanto en el tiempo como en la cantidad de sangre. A veces la metrorragia ocurre fuera de la menstruación.
  • Infertilidad: Dificultad o imposibilidad de quedarse embarazada.
  • Trastornos intestinales: Como diarrea, estreñimiento, dolor al defecar o proctalgia, retortijones.
  • Astenia: También se llama fatiga.

Esta enfermedad normalmente es provocada por algún trastorno alimenticio o psicológico debido a la inseguridad, ansia o enojo.

Diagnóstico de la endometriosis

Cuando la mujer padece uno o varios de estos síntomas, sobre todo dismenorrea o dolor intenso durante la menstruación, debe consultar a un ginecólogo. El diagnóstico de endometriosis es difícil y para conseguirlo es necesario realizar una o varias pruebas como:

  • Exploración ginecológica: A veces se pueden palpar los implantes de endometriosis.
  • Ecografía ginecológica: Es la prueba que obtiene imágenes mediante ultrasonidos del aparato genital femenino. Puede ser abdominopélvica donde el transductor se coloca sobre la piel de la paciente en distintas posiciones o vaginal, donde un transductor específico se introduce dentro de la vagina.
  • Resonancia magnética nuclear: Hay que realizarla en casos seleccionados.
  • Laparoscopia: Es la prueba que puede asegurar con más certeza de que se padece endometriosis. La laparoscopia es una cirugía con anestesia general en la que se coloca dentro del abdomen un tubo con luz. El ginecólogo revisa los órganos y puede visualizar cualquier tumor o tejido de endometriosis. Este procedimiento mostrará la ubicación, extensión y tamaño de los tumores y será fundamental para tomar decisiones entre el médico y la paciente.


Causa de la endometriosis

La causa de la endometriosis es desconocida o no se sabe con total certeza. Una teoría es que durante la menstruación, parte del tejido menstrual o endometrial regresa al abdomen a través de las trompas de Falopio, donde se implanta y crece. Otra teoría sugiere que la endometriosis puede ser una enfermedad hereditaria.

Los investigadores también están observando la participación del sistema inmunológico y la manera en que estimula o reacciona a la endometriosis. Puede ser que el sistema inmunológico de una mujer no elimine adecuadamente el flujo menstrual en la cavidad pélvica, o que las sustancias químicas producidas en las áreas afectadas por la endometriosis irriten o impulsen el crecimiento de tumores en más áreas. Está demostrado que las mujeres que tienen esta enfermedad tienen mayores probabilidades que otras mujeres de sufrir trastornos del sistema inmunológico en los que el cuerpo ataca sus propios tejidos (enfermedades autoinmunes) y que las mujeres con endometriosis tienen también mayores probabilidades de sufrir del síndrome de fatiga crónica y del síndrome de fibromialgia. También es muy probable que estas mujeres sufran de asma, alergias y un trastorno de la piel llamado eczema. Se piensa que un estudio más profundo del sistema inmunológico en la endometriosis, podría revelar información importante para encontrar las causas de esta enfermedad y su tratamiento.

Otros investigadores están observando la endometriosis como una enfermedad del sistema endocrino, ya que parece que los estrógenos fomentan el crecimiento de la enfermedad. Otros estudios buscan conocer si los agentes ambientales, como la exposición a las sustancias químicas fabricadas por el hombre, provocan la enfermedad. Más investigaciones tratan de comprender qué otros factores, si existen, afectan el curso de la enfermedad.

Otra área importante de la investigación es la búsqueda de marcadores de endometriosis. Estos marcadores son sustancias en el cuerpo creadas por la enfermedad o en respuesta a ésta, y pueden aislarse en la sangre u orina. Si se encuentran marcadores por medio de una prueba de sangre u orina, entonces se podría hacer un diagnóstico de endometriosis sin necesidad de cirugía.


Tratamiento de la endometriosis

La endometriosis no tiene cura. Sin embargo, hay muchos tratamientos, cada uno de los cuales tiene sus ventajas e inconvenientes. Es importante crear una buena relación médico paciente, para que se puedan decidir cuál es la mejor opción para la paciente.


Láser de diodo y recanalización tubarica

La reconstrucción de la ligadura de trompas es mediante una intervención quirúrgica llevada a cabo con técnicas y equipo de microcirugía en las trompas de Falopio ligadas u obstruidas a fin de restablecer la fertilidad después de la ligadura.

Para poder llevar a cabo esta microcirugía es muy importante tomar en cuenta la edad de la paciente, tiempo transcurrido después de la ligadura de trompas, así como la técnica utilizada durante la cirugía previa.